viernes, 25 de junio de 2010

EL REINO DE LAS HADAS capitulo 5

Llegamos a aquel lugar con unas vistas preciosas, se veía todo el bosque desde lo alto y el sol entre dos montañas… Nos sentamos y el no deja de abrazarme…
-Alexander: “Ana, quiero decirte algo…, no se si tu querrás pero te lo diré…”
-Ana: “Dime príncipe”
-Alexander: “Pues haber…, en estos dos días que te he conocido, he sabido lo que es enamorarse… y no se si habrás oído que busco esposa… Se que es muy precipitado y ha pasado todo muy rápido, pero… Ana, ¿te quieres casar conmigo? No quiero agobiarte tomate el tiempo que quieras ¿vale?”
-Ana: “¡Alexander! Pero… es una decisión importante y… si, yo quiero estar contigo, pero…es que… hay un problema…”
-Alexander: “¿Qué pasa? ¿Cuál es el problema? ¿Te he hecho algo? Por favor si te sientes mal por algo dímelo Ana.”
-Ana: “No, tranquilo, no es nada de eso, es… puff…, prométeme que me guardaras el secreto…, solo lo sabe Celeste… Y por favor, pase lo que pase, prométeme que me seguirás queriendo, que nunca dejarás de amarme…”
-Alexander: “Ana, me estas asustando… Haber ¿Qué nos va impedir que dejemos de querernos…? Pase lo que pase seguiremos juntos te lo prometo…”
-Ana: “Pues veras… Alexander, yo no soy un hada de verdad…, yo no vivo en otro reino de hadas…”
-Alexander: “No te entiendo… ¿Qué eres si no?”
-Ana: “Pues en realidad soy una humana, pero todas las tardes me encuentro con Celeste en el bosque y me transforma en esto, en un hada… y vengo a visitarte porque te quiero y porque me encanta vuestro mundo… Y…puff…, en la ciudad tengo mi casa, mi familia…, no se que hacer Alexander, podría convertirme en un hada para siempre y así seriamos felices…, pero… ¿y mi familia? No se…”
-Alexander: “Mm… me has dejado sin palabras Ana… ¿Cómo puedes ser una humana? Todos los humanos sois muy peligrosos y sin embargo tú…, tú no eres así…
No sé Ana, esa ya es tu decisión, pero por favor piénsate también mi propuesta de matrimonio… Y escúchame, estate tranquila, porque yo no voy a dejar de quererte porque seas una humana, pero espero que no dejes de venir aquí todas las tardes, por favor…”
-Ana: “Pero… ¿de verdad no te asustas por ser lo que soy? No puedo creerlo, me haces más feliz… Alexander si de verdad aceptas que soy una humana estoy dispuesta a casarme contigo…, no me importa nada, incluso dejaría de ser lo que soy para estar contigo…”
-Alexander: “Claro que no me importa Ana, entonces… ¿te casarás conmigo? Pero…, escucha, si tu quieres seguir siendo humana no quiero que por mi culpa dejes de serlo…, esa decisión es tuya ¿vale?”
-Ana: “¡Si! Me casaré contigo, te quiero Alexander y estar contigo todas las tardes me hace muy feliz… Pero de momento deja que pasen un tiempo antes de nuestra boda… Necesito pensar por favor…
Creo que esta anocheciendo, debo irme príncipe, tengo que salir al exterior y volver a transformarme en humana cuando la luz de la luna me alumbre… Venga vámonos por favor”
-Alexander: “Puff… todavía no puedo creerlo, Ana, déjame que te acompañe al exterior quiero ver como eres en realidad…”
-Ana: “¿Estas seguro principe? No sé si será lo mejor…”
-Alexander: “Si por favor déjame…”
-Ana: “Esta bien, vamos a por Celeste”
Nos fuimos a casa de Celeste, yo estaba feliz porque por fin le había confesado lo que soy y no le importaba… Ahora ya si que no me importa casarme con el, ni si quiera dejar mi cuerpo de humana por el de un hada…
Le informe a Celeste que el príncipe conocía nuestro secreto y quería venirse al bosque…
Cuando llegamos al exterior, Alexander tenía cara de preocupación o de impaciencia porque quería ver mi forma de humana. Antes de que la luna me alumbrara, me despedí de el…
-Ana: “Bueno Alexander, creo que es hora de marcharme, mañana vendré de nuevo a verte. Por favor no te asustes ahora cuando cambie de forma… Te quiero cariño y si te pierdo mi alma se consumirá poco a poco… Por favor abrázame… ¡te quiero!”
-Alexander: “Ana, estate tranquila yo siempre te voy a querer, te esperaré lo que haga falta con tal de verte cada tarde y la decisión de casarnos…, tomate tu tiempo, no voy a presionarte ¿vale? No te preocupes ya he visto a mas humanos y no me voy a asustar por verte porque aun así debes de ser preciosa. Ven abrázame amor…”
Estuvimos un rato abrazados y después nos despedimos con un gran beso…
Cuando sus labios se separaron de los míos, la luz de la luna ya rozaba mi cuerpo y en unos segundos mi forma de hada desapareció…
Cuando ya era humana le miré y noté como intentaba disimular su cara de asombro, pero a la misma vez sonreía. Se acerca a mi oído y muy bajito me dice:
-Alexander: “Eres preciosa Ana, incluso siendo humana. ¡Te quiero! Hasta mañana”
Mientras se alejaba sentía tristeza y mis lágrimas querían salir y resbalar por mis mejillas, pero no las dejé, solté un suspiro y me dirigí a Celeste:
-Ana: “Bueno Celeste, gracias por todo, mañana volveré a venir… Necesito unos días mas para pensar si me cansaré con el príncipe…”
-Celeste: “Muy bien piénsatelo y mañana te vuelvo a ver aquí a la misma hora de siempre ¿vale? Adiós Ana, hasta mañana”
-Ana: “Si, lo pensaré mejor. Adiós Celeste”
De vuelta a casa, seguía recordando la cara de asombro de Alexander, sus palabras y sus besos y cada minuto que pasaba pensaba en su propuesta de casamiento y mis dudas…, mi familia, etc.
Por fin llegué a casa, saludé a mi madre, cene deprisa y me subí a mi cuarto… Así pasaban todos los días y las tardes. Durante dos semanas seguí visitando aquel mundo de hadas…
Después de un tiempo, una mañana me levanté pensando en dejar este mundo y ser un hada para siempre… Ya han pasado dos semanas y mis ideas están mas claras… Quiero casarme con el príncipe y ser un hada para siempre… Tendré que despedirme de mi familia, pero espero poder volver a verlos algún día…
Pero… ¿Qué hago? ¿Qué les cuento a mis padres? ¿Les digo la verdad? No, no se lo creerían…
Puff… creo que no hay otra solución se lo contaré pero en una carta…, porque en persona me dirían que todo son sueños míos…
Así que decidida con mi elección me dispuse a escribir la carta nada más levantarme:

“Queridos papas:
Siento no haberos contado esto en persona y tener que escribirlo aquí…, pero es que no me atrevía, porque es una locura y un sueño que nunca pensé que se haría realidad.
Hace unas semanas, encontré algo que me llamo la atención, no sabía realmente que era hasta que vi que era un hada. La seguí sin pensar lo que podía suceder. Al rato me di cuenta que estaba en un mundo que solo había existido en mi imaginación, muy distinto a todo esto… Pero poco a poco vi que todo era real y que me había transformado en un hada preciosa.
No sé como paso, pero al verlo me enamoré. Os preguntareis de quien. Era el príncipe de las hadas, que siempre había existido en mi imaginación, y ahí estaba tal y como lo había soñado.
Todos los días me escapaba solo para verle, hasta que vi que me era imposible separarme de el. Sé que solo tengo 17 años y tal vez penséis que todo esto es una fantasía mía, pero no lo es… No se como explicarlo porque lo que a mi me pasa solo se puede sentir. Lo siento, pero ahora manda mi corazón en mi y he decidido que me convertiré en un hada y me casaré con el, porque me quiere... y mama siempre me dice que los sueños hay que cumplirlos y seguirlos hasta el final, y este no lo voy a dejar escapar…
Así que he decidido que me voy al mundo de las hadas para siempre, aunque vendré a veros de vez en cuando…
Perdonarme pos esto y creerme, es verdad.
Os quiero, gracias por todo.”

ANA

2 comentarios:

  1. Se lo ha dicho!! bien por ella ^^ pero me da penita los padres u.u me parece k no se van a creer lo k la carta dice =P
    Me encanta el capitulo ^^ gracias!!
    Sigue asi!! kiss xaoo

    ResponderEliminar
  2. jeeje bueno bueno ya se verá a ver como reaccionan los padres ante la perdida de su hija... o quizas no la pierdan del todo... ¿quien sabe? xD ejje gracias por tu apoyo =)

    ResponderEliminar