jueves, 15 de julio de 2010

"Más allá del cielo azul" Capitulo 4


Al oír las voces de su madre, la pequeña Sara bajo las escaleras casi volando y cuando vio en la entrada de la casa quien era aquella persona que decía su madre, se quedó paralizada por un momento hasta que reaccionó y corrió a sus brazos gritando:
-Sara: “¡Papá! ¡Estas aquí! No puede ser, mi deseo se ha cumplido… ¡Te echaba mucho de menos! No te vayas nunca por favor ¡Te quiero!”
-Sr. Harrison: “Sara, mi pequeña, mi reina de la casa, que grande estas, como has crecido desde que no te veo… Cariño, estate tranquila que yo no me iré nunca más… ¡Yo también te quiero hija mía!”
Después de ese gran encuentro, ella disfrutó mucho de ese día con su padre… Les contaba historias y toda la familia le escuchaba atentamente… Así pasó el día y cuando llegó la noche el Sr. Harrison dio las buenas noches a su hija en su cuarto, mientras la niña seguía muy feliz de que su padre hubiese vuelto… Pero también muy impresionada al recordar que su deseo se había cumplido, no entendía el por qué, pero así era… Todo parecía un sueño hecho realidad.
Cuando ya Sara, había cerrado los ojos a los pocos minutos apareció Flarmy como la pequeña luz de la noche anterior. Se posó en su nariz e inmediatamente ella abrió los ojos y vio la luz…
-Sara: “¡Hola Flarmy! Me alegro de que estés aquí.
Mientras ella le saludaba a él ya le había dado tiempo a transformarse en lo que era, ¡un ángel!”
-Flarmy: “Hola Sara, yo también me alegro de verte. Ya he visto desde arriba que tal te ha ido el día y veo que estas muy contenta ¿no?”
-Sara: “Uf, es que todavía no me puedo creer que el deseo que te pedí anoche se haya cumplido. Esta mañana al ver a mi padre en la puerta me impresioné muchísimo y me acordé de ti… Esto parece un sueño…”
-Flarmy: “Ya, si lo sé, lo he visto todo… Pues no Sara, esto no es un sueño, soy real… y estoy aquí para estar contigo. Ayudarte y también cuidarte. En general, para lo que necesites, además de cumplirte deseos.”
-Sara: “Muchísimas gracias Flarmy, entonces podemos ser amigos ¿no? Y ¿nos veremos todas las noches? Es que nunca imaginé que tuviera un ángel de los deseos y ahora que lo tengo me he dado cuenta que me gustaría conservar tu amistad y que me cuentes historias cada noche… ¿lo harás Flarmy?”
-Flarmy: “Claro que si Sara, eso no hace falta que me lo pidas, por supuesto que seremos amigos y te contaré todo lo que quieras ¿vale?”
-Sara: “¡OH! Gracias por todo”
-Flarmy: “No me las des Sara, te mereces todo esto, de verdad… Eres una chica que se preocupa demasiado por los demás y por ello sufres mucho y también me han dicho que eres muy fantasiosa, que crees en seres mitológicos irreales y te encanta todo eso… Por eso creo que mereces ver que existen algunas cosas en las que nadie cree como por ejemplo nosotros. Pero te aviso, no le puedes contar a nadie que existo, ni lo que has visto, ni que los deseos que pides te los concede un ángel porque si no, cuanto menos gente nos crea, más ángeles morirán allí arriba… Así que por favor, Sara, prométeme que guardarás el secreto y no dirás nada… Por favor, hazlo por mi…”
Claro ahora entendía Sara, porque le mando callar Flarmy la primera vez cuando dijo que los ángeles no existían. ¿Habría muerto algún ángel por su culpa? Simplemente porque no podía creer que existieran en ese momento, aunque ahora, después de esas dos noches, creía en ellos con todas sus fuerzas y deseaba conocer a su precioso ángel más a fondo.
-Sara: “Pues claro Flarmy, yo nunca diré nada, se que nadie me creería y además esta amistad hay que mantenerla en secreto y solo podremos vernos cada noche. Tranquilo confía en mi guardaré bien nuestro secreto…”
-Flarmy: “Muchas gracias pequeña, eres una buena chica, alegre, soñadora, simpática y con un gran corazón… Gracias por creer y confiar en mi…”
Sara se sentía muy feliz de poder tener a su lado a un amigo tan especial como él y que además fuese su ángel de los deseos. Todas las noches el ángel se encontraba con ella en su habitación, jugaban, contaban historias y se divertían… A final de semana se cogieron tanto aprecio y cariño que se querían como dos hermanos. Aunque con el tiempo ese cariño fue aumentando y Sara sentía que su corazón gritaba por dentro cuando le veía, cuando veía su magnifico rostro, sus ojos azules como el mar, cuando se sentía tan cerca de él el corazón empezaba a latirle más rápido sin control… Era algo que no podía controlar… Pero tenía miedo de que ella fuese la única que se sentía asi…

8 comentarios:

  1. m encantooo el capp, ha sido preciossooo, de verdad, bestoss wapa el siguiente prontooo plisss xD

    ResponderEliminar
  2. Menuda suerte que tiene Sara jeje me alegro de ello ^^
    Por cierto la nueva plantilla de tu blog esta genial, as hecho una buena eleccion ^^
    Sigue asi con tu fantastica historia que yo estare leyendola ^^
    Cuidate muxo, xaoo

    ResponderEliminar
  3. gracias chicas me hace mucha ilusion que dejeis siempre comentarios =) jeje pues la tuve que cambiar por un fallo de la otra pero bueno me gusta ademas pega con la historia xDDD jeje pronto estara el sigueinte capitulo

    ResponderEliminar
  4. Holaa cristina ^^ tienes un premio en mi blog espero que te guste ^^ disfrutalo que te lo mereces por esforzarte en tu historia ^^ kiss xaoo

    ResponderEliminar
  5. me encanta, ya lo sabes!!!! gracias por leer mis capis!!! los leiste todos seguidos¿?besukis wapaaa

    ResponderEliminar
  6. Si si todos seguidos en aproximadamente dos horas tia me enganche enseguida!!! jajaja estan geniales y ya sabes avisame por el tuenti en el siguiente =)

    ResponderEliminar
  7. Me encanta cris! Quien tuviera ese angel xD

    ResponderEliminar
  8. si si!!!! yo te aviso por tuenti, no te preokupes!!!! pues si k te enganxó!!!!xD
    a lo mejor puede k lo consiga publikar al papel, pero aun no lo se!!!!xD

    yo ahora esperando con ansias el siguiente capítulo!!!! tu avisame tb por tuenti, cuando subas el siguiente!!!! yo esta semana k viene estare de viaje, asik ya k no podre conectarme... intentare esribir el siguiente capi!!!!bss wapa

    ResponderEliminar