domingo, 19 de septiembre de 2010

... Nuevas Sensaciones...


Me miraba en el espejo, me sentía diferente, rara. Algo en mi había cambiado, una extraña sensación, un vuelco al estomago, una sonrisa inevitable, un irremediable cosquilleo. Pero lo más importante. Mientras me miraba en ese espejo, hacia caso omiso a mi reflejo. Mi pensamiento no se centraba en ver cuántos granos me habían salido desde la última semana, ni dudaba como cada mañana si mis labios eran o no perfectos. No me detenía en averiguar el color de mis hermosos ojos, entre marrón avellana y verde. No, nada de eso. Esta vez era diferente, mi mente no se centraba en mi reflejo, si no en su recuerdo. Me miraba al espejo y solo le veía a él. Si, él. No dejaba de pensar en su hermosura, en sus brazos cálidos apretándome fuerte, en sus besos, en su aroma, en esa sonrisa tierna que era imposible no derretirse ante ella. Demasiados síntomas en mí hacían que estuviera diferente a cada mañana. Trate de analizar qué era lo inhabitual en mi cuerpo.
Pensaba constantemente en él, en que estaría haciendo, si estaba pensando en mí en ese mismo momento. Recordaba la última noche a su lado, cálida y fría al mismo tiempo, con miedo pero segura entre sus brazos. No había hecho mucho por mí, pero había captado mi atención de una manera peculiar. Ese pequeño cosquilleo que sentía cada vez que su imagen o su último beso me venía a la cabeza, o; sin ir más lejos, el vuelco en el estomago que sentía nada más verle, esa sensación cuando me abrazaba que intentaba ocultar de todas las formas posibles. Aquel brillo tan especial y autentico en mis ojos que jamás había presenciado en mí. Esa sonrisa de tonta que nunca nadie me había visto. Pero… ¿Qué me pasaba? ¿Por qué estaba tan alelada?
Definitivamente todo encajaba. Si mis cálculos no me fallaban, estaba padeciendo una gran enfermedad. ¿Cuál? Muy sencillo. Me estaba enamorando.
Y que delicioso era enamorarse de esa maravillosa persona. ¿Yo? ¿Enamorarme? Imposible, tenía que haber alguna confusión. Pero no, no había confusión ninguna, era cierto.
Tras su personalidad dura y violenta había en él un chico tierno, dulce, cariñoso y comprensivo.
Con él me sentía a gusto, segura. Sentía algo especial a su lado, sus besos quizás insignificantes eran bombas de pasión para mí. No era perfecto, pero de una manera u otra me gustaba.
Sí, puede ser, estaba enferma, pero no quería recuperarme de esa enfermedad. Es más, por él seguiría enferma hasta la eternidad… Con esa gran enfermedad recorriéndome las venas: el amor.

5 comentarios:

  1. Solo decirte algo... increible!!!! esta entrada te ha kedado increible y magnífica!!! la forma en ke expresas como te sientes hace ke lo sienta y lo compadezca una misma!!!! yo solo kiero k si es una enfermedad, de la cual solo sufriras, es mejor k te cures, y cuanto antes!! yo estaré en todo momento apoyandote y ayudandote a ke no decaigas y ke todo esté sanado!! ke vuelvas a reir pero por la gran felicidad y no por una enfermedad!! espero k mi metáfora coincide con tu escritura de alguna manera!! te kiero!!!

    ResponderEliminar
  2. Siempre me sorprendo cuando leo tus relatos cristina ^^ tu forma de escribir y la manera de contar la historia sencillamente me encanda ^^ realmente consigues que el lector logre identificarse con el protagonista ^^
    Estare esperando mas relatos ^^ kiss xaoo

    ResponderEliminar
  3. La entrada es muy bonita, mientras la leia, estaba escuchando el tema ''LaFleur'' de Perdidos.

    Bravo.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! Acabo de descubrir tu blog, ¡qué bonito lo tienes! Me gusta el diseño y los contenidos.
    Si quieres pásate por mi blog. =)

    Una entrada estupenda. ^^
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Hola, este texto me ha recordado a varios que yo he escrito, la verdad me ha gustado mucho pues yo he estado enamorada de un tío el cual en un principio sólo, solamente queria (sexo) conmigo, la verdad es que mientras lo he leío he recordado cada momento con él pues no es más que una simple aventura, pero ahora él se está enamorando de mí, ahora que ya no le quiero (xD) me has hecho recordar, todo, todo esto, con tu maravilloso texto, la verdad, es muy bueno, me encanta. Besos y sigue escribiendo, lo haces muy bien.
    :)

    ResponderEliminar