jueves, 12 de mayo de 2011

...Recuerdos...

Esa brisa, esa luz, ese aroma que al inspirar te llena por dentro. Ese sonido de las aguas que logra tranquilizarte cuando te sientes sola. En ese lugar te das cuenta que no estás sola. Los pájaros están contigo, cantándote para animarte, no es lo mismo que su voz pero te conformas. La brisa recorre tu piel, al igual que sus caricias lo hacían y aunque no logra producirte ese escalofrío que él te producía al tocarte, al menos no te sientes sola. Ese aroma a verde, a humedad; quizás no sea igual que inspirar su olor al despertar u oler su cuello en cada beso, pero al menos te relaja y te ayuda a no pensar. Esa luz que el sol desprende puede compararse con el gran brillo que sus ojos emanaban, ese brillo que tanto te gustaba y ahora en ese momento no tienes.



El corazón te duele, sientes un gran vacío en el pecho, que a veces te impide respirar, pero siempre acabas pensando en él, recordando ese momento que jamás olvidarás. Un recuerdo lleno de detalles, un recuerdo tan real que parece que está ahí, contigo. Y así pasas los días esperando a que ese recuerdo vuelva a ser real, aunque las posibilidades de volver a vivirlo sean nulas. Aunque quizás mañana todo cambie y nada pueda ser, aunque tu corazón o el suyo se paren y jamás volváis a estar juntos…

Y como cada noche ahí estás tú, derramando una lágrima en tu almohada, extrañando su compañía a tu lado, extrañando sus caricias al despertar, echando de menos sus besos, ese calor que desprendía y hacía que no pasaras frío. Extrañando esa sonrisa y ese brillo en sus ojos que al despertar te encontrabas. Echando de menos sus atenciones, su pecho moviéndose acompasadamente por el ritmo de su respiración. Extrañando sus latidos en tu oído, su pecho como tu almohada. Sus cosquillas por tu espalda, esas que te producían tantos escalofríos. Y te duermes pensando en todo su ser, te duermes imaginando que él está contigo, ahí, a tu lado, abrazandote fuertemente para protegerte.

Pero una cosa tienes clara. Por mucho que te duela recordarle, jamás dejarás de hacerlo, pues nunca sabes que pasará el día de mañana.

1 comentario:

  1. que lindo lo que has escrito, realmente me conmovió, me ha encantado tu blog, y te he seguido, besos y mucha suerte

    ccccammi.blogspot.com

    ResponderEliminar